Cuando hablamos de un proceso de casas en arriendo Bogotá, es muy importante que nuestros clientes comprendan muy bien todas las leyes y normatividades por las cuales nos regimos. Así, de acuerdo con la Ley 820 de 2003, existen varias causales que pueden determinar el fin de un contrato de manera unilateral. Los invitamos a continuar leyendo este artículo para que conozcan un poco más sobre esta interesante información.

De acuerdo a algunos datos publicados recientemente por Fedelonjas, gremio inmobiliario; en el país, 34 de cada 100 viviendas no son habitadas por sus propietarios sino por terceros que las toman en arriendo. Desafortunadamente, la gran mayoría de estas personas no conocen los deberes y obligaciones que adquieren con quien les arrienda una casa, una habitación, una oficina o un apartamento, lo cual, sin duda, es muy grave, porque lo más probable es que ambas partes estén incurriendo en delitos o incumplimientos sin siquiera saberlo.

De acuerdo con la Ley 820 de 2003, la cual reglamenta los arriendos de vivienda urbana en el territorio nacional, al momento de llevar a cabo el alquiler de un inmueble, lo primero que se debe hacer es un contrato de arrendamiento, el cual puede ser tanto verbal como escrito. En este contrato, es necesario integrar el nombre y la identificación de los contratantes, el precio y la forma de pago, el término y la duración del contrato, la relación de los servicios, usos conexos y adicionales, entre otros detalles importantes que no se deben pasar por alto porque, de hacerlo así, se estaría incurriendo en una falta grave.

Las obligaciones del arrendatario

Cuando la persona que toma el arriendo decide firmar el contrato, entonces tiene la obligación de pagar el precio del arrendamiento dentro del plazo estipulado y cada uno de los servicios públicos siempre cumpliendo con las normas de la propiedad horizontal.

En caso de que las personas o el cliente no cumpla con los compromisos de las casas en venta Bogotá que se han establecido y otros adicionales que son obligatorios, es necesario que realicen una reunión. En este sentido, existen que cambian la destinación y el uso de la propiedad que les ha sido rentada, que realizan cambios o mejoras sin autorización o que terminan el contrato de manera unilateral. Este tipo de inquilinos estarán incumpliendo con todo lo establecido por la Ley 820 de 2003.

Condiciones especiales

Vale la pena destacar que dentro del contrato es posible establecer condiciones especiales que, en caso de incumplimiento, se pueden sancionar con base en lo establecido por la normatividad de la Ley. Asimismo, es importante destacar que, en caso de incumplimiento de pagos, el arrendador puede realizar una demanda para que el arrendatario pague de manera obligatoria el dinero que debe. Existen casos en los cuales también se reembolsan intereses, lo cual significa un beneficio. Por ello es muy importante que ambas partes cumplan con la Ley para evitarse complicaciones o multas que afecten la relación.

También es posible utilizar la figura del codeudor, quien debe estar obligado a responder en caso de que el titular no cumpla con las obligaciones establecidas en el contrato.

Si el dueño decide terminar el contrato de apartamentos en arriendo Bogotá, es obligatorio que se avise con por lo menos tres meses de anticipación; en caso de no hacerlo, el arrendatario puede demandar y el arrendador estará obligado a reembolsarle cierta cantidad de dinero. Este periodo tiene como finalidad que el inquilino busque un nuevo lugar en donde vivir.

Si se tiene que hacer una demanda ante un juzgado civil, es importante que sepan que en estos casos la justicia será pronta y expedita. El juez civil de inmediato definirá la situación legal y, en caso de que la demanda no supere los 40 salarios mínimos, ustedes no necesitarán de un abogado, es decir que el proceso seguirá su cauce y el juez determinará quién es el responsable del conflicto. Por supuesto que también pueden contratar el servicio de un abogado, pero ello es ya una decisión que depende de cada persona.

El arrendador también tiene obligaciones

Es importante aclarar que cuando hablamos de casas en arriendo Bogotá, siempre se tendrán obligaciones por parte del arrendador y por parte del arrendatario. Sin embargo, el arrendador tiene obligaciones específicas con el arrendatario. Entre ellas están entregar al arrendatario el inmueble en la fecha convenida y en un buen estado de servicio, seguridad y sanidad. Además, se deben mantener los servicios, las cosas y los usos conexos y adicionales en buen estado, con el fin de cumplir con lo convenido en el contrato, del cual debe tener copia cada una de las partes.

Para que todas las normas y reglas establecidas por la Ley 820 de 2003 se cumplan, es de vital importancia que ustedes opten por el arriendo de inmuebles con una inmobiliaria seria y especializada, que cuente con la experiencia suficiente como la que tenemos en Luis F. Camacho, donde desde hace más de 64 años nos hemos especializado en este importante sector y contamos con diferentes casas, apartamentos y oficinas para así lograr satisfacer sus necesidades.

Durante los últimos años, Luis F Camacho. se ha consolidado como una de las más tradicionales inmobiliarias en Bogotá caracterizándose siempre por ofrecer el mejor servicio a sus clientes. Así que ya lo saben, cuando se trata de oficinas, casas y apartamentos somos la alternativa por la cual deben optar.

No duden en comunicarse a nuestros números de contacto 311 475 6711 – 311 475 6728 y al WhatsApp +57 311 475 6711. Los esperamos con los brazos abiertos, pueden tener la certeza de que nuestros consultores y asesores comerciales inmobiliarios les atenderán con el respeto y la cordialidad que se merecen.

No olviden que contamos con las mejores casas en arriendo Bogotá y casas en venta de la ciudad, así que pueden tener la certeza de que conseguiremos la que ustedes necesitan para pasar los mejores momentos en compañía de sus familiares. Recuerden que somos expertos con una amplia experiencia en el sector que nos respalda como una de las mejores alternativas que actualmente existen en Bogotá.