Una de las principales preocupaciones de todo emprendedor radica en el hecho de si resulta más apropiado optar por los locales en arriendo Bogotá o buscar en la misma ciudad opciones en venta. No cabe duda de que la inversión en el establecimiento comercial será uno de los gastos iniciales más importantes; pero, ¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes?

locales en arriendo Bogota

En la elección final siempre influye de manera significativa el capital inicial con el que los emprendedores cuenten, así como el riesgo que estén dispuestos a tomar. De esta manera, escoger entre arriendo o compra dependerá de factores diversos, como el tipo de negocio; sin embargo, pueden tomar en cuenta algunas recomendaciones generales para tener mayor seguridad de estar en la dirección correcta.

Por un lado, arrendar un local implica el beneficio de la flexibilidad, porque no deben comprometerse a fijar su localización en un sitio determinado y pueden moverse fácilmente si lo desean, y también entraña menos responsabilidades, como el pago de impuestos, que es de rigor si tienen predios a su nombre; sin contar con que hay menos obligaciones de mantenimiento y seguridad, que normalmente corresponden al propietario. Y también está el hecho de que no tendrán vinculaciones con una hipoteca.

Los arriendos en Bogotá son una excelente alternativa para los emprendedores que cuentan con poco capital inmediato, o cuyos créditos son limitados, por lo que este sistema les permite iniciar sin incurrir en enormes pasivos, teniendo mayores garantías de que verán utilidades de manera inmediata, pudiendo recuperar su inversión dentro del primer año. Así, los riesgos que ustedes corren son mucho menores.

No obstante, la compra de un local también tiene grandes ventajas, porque supone un activo tangible que se puede tomar como una inversión a largo plazo; los costes son fijos, sin que añadan el incremento que se le suma a los arriendos al inicio de cada año; también es más fácil obtener rentabilidad, porque pueden subarrendar parte del local y obtener ingresos extraordinarios; y tienen mayor libertad para hacer con estos espacios lo que deseen, ya sea modificarlos, ampliarlos, remodelarlos o ponerlos en alquiler.

El inconveniente principal de esto radica en que no todos los emprendedores cuentan con el capital inicial necesario para adquirir un bien inmueble; además, la compra representa una responsabilidad enorme con la estructura y con todas las labores de reparación y mantenimiento. No hay flexibilidad de espacio y es un gasto que requerirá que tengan un mayor flujo inicial de efectivo.

Para tomar la mejor decisión, lo mejor es que consulten con nuestros asesores. En Luis F. Camacho somos una de las mejores inmobiliarias en Bogotá, con 60 años de experiencia y la mejor disposición para satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Comuníquense ya con nosotros, a través de nuestro sitio web.