Si están empezando un negocio, es probable que necesiten oficinas en arriendo Bogotá para crecer y ampliar las posibilidades de sus proyectos, y para ello deben tener presentes ciertas consideraciones, de manera que no incurran en problemas con la inmobiliaria. Los contratos para alquiler de oficinas deben cumplir con una serie de condiciones, de manera que sea posible obtener acuerdos que beneficien a ambas partes. Es por ello que este tipo de documentos debe ser estudiado con detenimiento antes de tomar una decisión, ya que en caso de que los arrendatarios no cumplan con las obligaciones pactadas, pueden contraer problemas legales.

oficinas en arriendo Bogota

 Antes de acordar arriendos en Bogotá es fundamental contar con asesoría experta, como la que podemos ofrecerles en Luis F. Camacho, porque nos respaldan nuestros 60 años de experiencia en el mercado para ofrecerles la mejor calidad de servicio. De lo conversado antes de cualquier acuerdo, se desprenderán las negociaciones y su viabilidad. Entre las funciones de un asesor, un abogado o un agente inmobiliario, destacan: poseer conocimientos avanzados en impuestos relacionados con el predio, capacidad de redactar contrataos de arrendamiento de inmuebles, conocimiento absoluto sobre derechos y obligaciones, así como sobre la normativa que legisla los arrendamientos en Colombia.

Sin embargo, hay ocasiones en las que se pueden suscitar inconvenientes, sobre todo cuando surgen oportunidades con amigos o conocidos, por lo que no se considera necesario firmar un contrato físico, pero, esta es precisamente una de las principales causas de desacuerdo. Si están pensando en arrendar, les aconsejamos que sigan leyendo para que eviten los siguientes errores más comunes al momento de firmar contratos.

  • Hacer un contrato de palabra. Si bien hay ocasiones en las que se puede llegar a un acuerdo, esto no siempre es lo más indicado. Las mejores inmobiliarias en Bogotá, como Luis F. Camacho, de manera que podamos ofrecerles garantías responsables y respaldadas por la ley de la inversión que ustedes realizan con nosotros. Al firmar un contrato en una notaría, ustedes, como arrendatarios, contarán con elementos claves, como el valor de la renta, la forma de reajuste, la duración y todas las cláusulas pactadas previamente.
  • Firmar sin leer. Este es el gran error de muchas personas en incontables procesos que requieren un respaldo legal. Este problema surge por el error de los arrendatarios de asumir que las cláusulas incluidas son las mismas que las acordadas de antemano. Es importante, por lo tanto, que tanto ustedes como la inmobiliaria hayan leído muy bien y tengan claras sus responsabilidades antes de notariar el documento. Incluso el mejor redactor puede equivocarse.
  • Cuándo dar término al contrato. Este punto dependerá de sus necesidades como clientes, pero deben asegurarse de dejarlo claro antes de firmar. Si sus negocios o proyectos son temporales, esto debe quedar asentado en papel, no sólo de palabra. Además, si han firmado un contrato de arriendo, por ejemplo, pero, al llegar al inmueble, se dan cuenta de que la oficina no tiene viabilidad de instalación de internet, esto puede representar un gran inconveniente, porque toda empresa necesita una buena conexión de red. Asegúrense, por lo tanto, de que podrán terminar el acuerdo si hay algo que no les gusta del espacio.

¡No se arriesguen! Si están pensando en arrendar, Luis F. Camacho es la firma inmobiliaria que necesitan, porque cuenta con el equipo profesional capacitado para atenderlos de la mejor manera posible. Comuníquense ya a través de nuestro sitio web.